La semana pasada estuve de visita en Andorra, con mi hermana y estuvo padrísimo. Nunca me imagine que alguna vez iba a visitar ese país. Recuerdo mucho cuando en la primaria nos hacían aprender las capitales de cada país, y en ese especial nos daba mucha risa cuando la decíamos. Porque si hablas español seguramente, sabes cual es la traducción. En fin, temas de niños.

Andorra, un lugar mágico

Pero, regresando al tema del viaje, puedo decir que me encantó. Es un lugar muy pequeño, con todo lo necesario. Está entre las montañas, por lo que hace bastante frío. Sobre todo en época invernal, que es la que me tocó.

Está tan cerca de las montañas, que puedes subir en teleférico para esquiar o practicar cualquier deporte en la nieve. Para movernos, usamos transporte público que te cobra 1.80 euros si no mal recuerdo, para moverte dentro del país. Por usar el teleférico también pagas alrededor de 11 euros.

Si no llevas equipo, te rentan todo para que practiques y hagas malabares en la nieve. También existe la sección de expertos, para usar pistas más grandes.

Andorra la Vella, esta lleno de tiendas de ropa de marcas prestigiosas y existen precios muy accesibles, en comparación de otros países europeos. Encuentras, también muchas tiendas de electrónicos y perfumes.

Nos tocó probar la rosca de reyes, puesto que se venia la celebración, y es muy rica. Puedes pedirla con relleno de Nata o Crema, aún no encuentro mucha la diferencia, pero ellos dicen que la hay.

Conocer el país te lleva poco tiempo, porque es muy pequeño. Quizás puedas hacerlo en 3 o 4 días todo el recorrido.

Comiendo en Andorra…

Hay restaurantes de todo precio y lo único raro fue que en todos los lugares a los que fui, no nos pasaron carta de bebidas. Tú debes saber que vas a tomar desde que llegas, porque los meseros no son muy pacientes. Incluso el servicio es tan rápido, que una vez que terminas de comer te preguntan si quieres postre y si dices no, te pasan la cuenta automáticamente. Algo totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada en México.

Las personas llegan por un café, y así es. Toman el café tan rápido y se van. Creo sinceramente que mi papá no podría vivir allí. Pero así es la vida allá.

Y a las tres de la tarde, todos los restaurantes cierran. Así que si no te apuras, te quedas sin comer hasta las 8 de la noche, que es cuando vuelven a abrir.

El único lugar abierto es el McDonalds por lo que hay tres en Andorra y se llenan con personas extranjeras que no conocen este tip. A nosotras también nos pasó y fue muy chistoso, pero como traíamos mucha hambre, la hamburguesa nos cayo súper.

La única forma de llegar desde Barcelona, es por camión. Queda exactamente a tres horas de allí. Y el camino es muy bonito, porque ves montañas y arbolitos llenos de nieve. Bueno, si vas en invierno.

El centro histórico fue lo que más me gustó, porque sigue siendo Andorra Antigüa. Ahí ves casitas como las de los anuncios de navidad de Coca Cola. La otra parte, es más moderna pero no pierde la esencia.

Te encuentras uno de los relojes de Salvador Dalí, cerca de un río que baja de las montañas. Así que, la foto ahí no puede faltar.

Si estás en Barcelona y quieres visitar un lugar cercano para comprar ropa a mejor precio, visita Andorra. Es bella y bonita.

P.D. Por ahora, te comparto algunas fotos que hice. Espero más adelante subir un video para enseñarte más detalles.

¡Hola! Este blog pertenece a Anayanci Nangullasmú y se financia a través de publicidad de productos y servicios, donaciones,y patrocinio de fotografías e historias en Instagram. Si estás interesado en alguno de ellos escríbeme a [email protected] ó da click aquí

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *