Es fin de semana nuevamente y el hecho de estar en casa descansando, me hizo recordar mi viaje a Paris de hace unos meses.

Hoy quiero compartirte un poco de mi experiencia de ese viaje, para que te animes a visitarla, porque seguramente te encantará.

Decidí Paris porque todo el mundo habla de ella. A decir verdad, yo no estaba tan entusiasmada por conocer la ciudad, era más mi motivación por ir al museo de Louvre. ¡Qué raro verdad!

Fuimos a Paris, digo fuimos porque iba en compañía de mi hermanita, y fue verdaderamente sorprendente conocer la ciudad.

¿Porqué visitar Paris?

Porque es hermosa, sus calles, sus faros, las casas, el romanticismo que te envuelve al caminar ahí.

El frío si era bastante e incluso el día que conocí la torre Eiffel nos llovió, pero no impidió que tomara muchas fotos.

El momento cumbre fue cuando encendieron la torre, que lo hacen por la noche, y se ve espectacular.

Llegar a Paris si es algo caro, sobre todo si tu vuelo llega a la terminal 2. Pagas alrededor de 20 euros para irte a la ciudad.

El transporte más barato es el metro y bueno, creo que la comida también estaba un poco más cara a comparación de otros lugares.

Pero vale la pena, conocerla. Sobre todo si eres amante del arte, porque la visita al museo de Louvre no debe faltar. Almacena más de 300,000 piezas de arte. Es maravilloso.

Otro lugar que me recomendó una amiga en Instagram, que por cierto fue una gran recomendación, es Angelisima. (¡Mil gracias Karlita! Es un lugar estupendo.)

Hacen unos postres deliciosos, pero también puedes comer ahí. Yo no lo hice, porque ya había comido en el museo. Pero les puedo asegurar que estaba delicioso porque había una fila como de 50 personas para entrar.

Como les decía, yo comí en el museo, comida francesa. Por fin, probé el famoso Ratatouille. Que es calabaza, tomate y un adobado, que estaba delicioso. También fui por unas crepas porque en casi todas las esquinas las venden.

Nosotros fuimos a un lugar, que ahorita no recuerdo el nombre, pero  en el que te sirven una crepa dulce y una salada. Las dos eran deliciosas. Acompañadas de la famosa sidra francesa.

Cerca de nuestro hotel estaba el café donde trabajaba Amelie, en la película. Ya no pudimos visitarlo, porque nuestra estancia fue corta pero si le saque una foto que adjuntare abajo.

Subirse al metro, también es una experiencia hermosa. Es muy vintage y aunque da un p0co de miedo que quede parado por ahí, es bellisimo.

En fin, que más les puedo decir. Es un lugar increíble con mucha magia. Tienen que visitarla.

Tu primera vez en Paris, siempre será inolvidable.

Te invito a compartirme que te parecieron las fotos, enviándome un mensaje directo a mi Twitter para hacerlo más personal. Click aquí.

¡Gracias por leerme! y si quieres ver más fotos, también puedes hacerlo en mi Instagram. Un abrazo grande.

 

¡Hola! Este blog pertenece a Anayanci Nangullasmú y se financia a través de publicidad de productos y servicios, donaciones,y patrocinio de fotografías e historias en Instagram. Si estás interesado en alguno de ellos escríbeme a [email protected] ó da click aquí

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *