Entre tintas y cafés. Art & lifestyle.

Sígueme en Tiktok

ira-enojo

Si te caracterizas por tener un mal genio, créeme que no vas por el camino correcto. La ira es un claro ejemplo de los sentimientos que dejamos que nos controlen. Cuando andamos todo el tiempo de mal humor, o cualquier cosa nos enfada estamos siendo presas de la ira.

No siempre las cosas salen de la manera que deseamos, sobre todo cuando emprendemos, pero para ello no tenemos que enojarnos. Resulta complicado entender que nosotros somos quienes manejamos este sentimiento, y nada ni nadie tiene la culpa de nuestro mal carácter.

Si te identificas con esto, no te preocupes. Tú tienes todo el poder para eliminarla.

Yo también he sido presa de este sentimiento, y muchas veces dije cosas que no quería por estar enojada. Pero ahora, estoy trabajando cada día en ello. Podría decirte que hace unos meses atrás, tenía poco control. Todo el tiempo me enojaba y eso me ponía en sintonía negativa.

Hoy quiero compartirte 4 tips que he utilizado en mi vida diaria para aprender a controlarla y no dejar que ella sea la que me maneje. Aplícalos a tu persona, yo sé que te ayudarán bastante a ti y en la convivencia con tu familia y amigos.

4 formas de controlar la ira.

  1. El 50% de las personas no va a estar de acuerdo contigo. Si asumes esta afirmación, darás por sentado que todo el tiempo y en todos los lugares las personas no van a pensar igual que tú, y tampoco a querer las cosas de la misma forma. Una vez entendiendo esto, verás que antes de enojarte porque alguien no hizo bien las cosas, te acordarás que esta persona entra en esa estadística. No hay razón para molestarse, mejor da la vuelta y busca personas que coincidan contigo.
  2. Tu salud es como el termómetro. Por cada enojo que le das, le quitas un grado. La salud esta disminuyendo y pronto vas a sufrir de alguna enfermedad a ese paso. Antes de enojarte, piensa si eso que te molesto vale tanto la pena como para hacer sufrir a tu cuerpo. Seguramente no. Nada vale tanto la pena como tu persona.
  3. Ibas en tu auto y de pronto alguien te choca. ¿Cómo reaccionas? La persona que eras antes de leer este artículo, se pondría furiosa. Pero la nueva persona, tomaría las cosas con calma, pensaría que no todos somos tan cuidadosos al manejar, quizás hasta te daría ternura la otra persona porque puede estar pasando por algún problema que la distrajo, etc. Haz que estas suposiciones positivas reinen en tu mente, y verás que cuando la situación te pase, no te tomará por sorpresa. Actuarás de la mejor forma.
  4. Cuando sientas que ya viene el enojo, respira profundo y trata de pararlo por 5 minutos, después explota. A la siguiente vez que quieras enojarte, respira profundo y trata de controlarlo 10 minutos, después explota. Luego hazlo por 15 minutos, y así hasta que tu mente logre entender que tu eres quien controla esa emoción. ¡Verás que si resulta!

Creo que estos son los mejores consejos que te puedo dar, así he controlado mi situación. Y es en serio, que ha disminuido.

¡Ánimo y que vengas más situaciones positivas, porque las negativas ya aprendimos a controlarlas!

Cualquier comentario, duda ó sugerencia con gusto puedes hacérmela llegar por Twitter. ¡Feliz fin de!

Comparte en Pinterest:

¡Hola! Este blog pertenece a Anayanci Nangullasmú y se financia a través de publicidad de productos y servicios, donaciones,y patrocinio de fotografías e historias en Instagram. Si estás interesado en alguno de ellos escríbeme a [email protected] ó da click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.