Desde pequeña me enseñaron a terminar cada cosa que comienzo. Y a pesar de ello, a medida que fui creciendo me di cuenta de que no siempre podía. Hay proyectos que se quedan a la mitad y otros que siempre llegan a su final. Pero, ¿porqué se quedan a la mitad esos proyectos sueños o planes?

¿Alguna vez te ha pasado? 

Yo llegue a sentirme mal alguna veces, por comenzar tantas cosas que se quedaron en el camino. Pero después de leer más sobre organización, pude darme cuenta de que esto sucedía por una razón en especial. Esos planes se quedaron en el aire, porque no eran suficientemente motivadores para mí. Aunque sentía cierto gusto por ellos, no tenía una razón que me motivara tanto para poder concretarlos.

Cada plan, sueño o meta que te fijes debe estar acompañado/a de una pasión y motivación muy fuerte para que lo logres. Necesitan un porque. Y ese porque, debe ayudarte y motivarte a mover montañas.

Si te estás enfrentando a una situación parecida, de no poder culminar todo lo que comienzas, tal vez tengas que detenerte a pensar en la razón que te impulsa a lograr eso que te propones. 

¿Tu razón es suficientemente poderosa?

Cada día que pasa, te levantas con una energía diferente, a veces motivada y otras no tanto. Muchas veces tienes que hacer uso de tu disciplina para poder seguir con tus actividades en el día. Sobre todo, si aquello que vas a hacer te disgusta o si se presenta algún problema que es difícil de resolver.

Lo mismo aplica con los proyectos personales, metas o sueños que te planteas. Cada uno de ellos, estará lleno de actividades que te gustan y disgustan. Tendrás que pasar por situaciones agradables y por otras que no son tan agradables. Pero si tienes una razón muy fuerte para hacerlo, es seguro que tu misma te obligas un poco para lograrlo.

Así que, antes de comenzar con cualquier proyecto, piensa en porque lo estás haciendo. Si no tienes una razón poderosa, es probable que eso se quede en el camino. Las ganas se van, la motivación también fluctúa cada día, pero la razón por la que lo haces seguirá ahí.  Estarás [email protected] a cruzar obstáculos muy grandes para alcanzar tu meta.

Yo cree algunos pasos que aplico antes de iniciar cualquier cosa y así no quedarme en el camino. Tú también puedes hacer tus pasos porque es muy fácil. 

Son hábitos sencillos que puedes aplicar antes de iniciar cualquier cosa que se te venga a la cabeza. 

Hoy quiero compartir los míos contigo, para que puedan servirte en tu proceso de inicio de algo nuevo. Puedes usar estos mismos pasos, afinarlos o crearlos desde cero. Siéntete libre de usarlos.

6 cosas que debes hacer antes de iniciar algo.

Busca tu porqué. Antes de iniciar, identifica la razón por la que quieres lograr esa actividad, sueño, meta, plan, viaje, etc.

Escribe en una libreta  la razón con lujo y detalle. Después busca imágenes que refuercen esa razón y crea un collage.

Colócalo en un lugar en donde siempre puedas verlo. Cerca de donde duermes puede ser un buen lugar para que sea lo primero que veas al despertar y antes de finalizar el día.

Haz tu plan. Date tiempo para hacer un plan que te ayude a lograrlo. Si especificas paso a paso lo que piensas hacer, sentirás siempre que avanzas.

Agrégale tiempo límite. Determina una fecha en la que piensas lograrlo. Esta es una trampa para tu cerebro. Al ver que tienes una fecha límite, estarás más al pendiente.

Revisa tu avance y haz modificaciones. Estar evaluándote te recordará que tienes una meta y una razón. 

Si en algún momento, sientes falta de motivación para seguir, vuelve a leer tu porque y revisa las imágenes que colocaste. Si ese objetivo o meta es fuerte, no podrás abandonarla. Por el contrario, si no es así, terminarás por dejarla.

Recuerda también, qué abandonar metas o dejarlas inconclusas no es malo. Cambiar los planes también es algo que debemos aprender a hacer. Muchas veces elegimos cosas por nuestro estado de ánimo o por seguir a personas que admiramos. Compramos los sueños de otros y después de un tiempo nos damos cuenta de que no funcionan porque no son nuestros. 

Escucha tus propios sueños y elige cuidadosamente las razones que te impulsan a querer eso.

No te aventures a iniciar proyectos por los que no sientes pasión. 

Siempre habrán obstáculos y problemas en el transcurso. Tener razones fuertes y motivadoras te harán seguir siempre trabajando y en camino a pesar de la flojera, la pereza, o cualquier cosa que se presente.

Cuando tienes razones fuertes, pero tu falta de compromiso o malos hábitos son los que están impidiendo tu avance, considera contratar a un experto o coach profesional. Estas personas tienen técnicas que te ayudarán a seguir con tus planes.

No te dejes todo el trabajo a ti [email protected] Haz uso de los recursos que tienes allá afuera para poder seguir tus sueños.

De corazón, espero que este post te haya aportado algo. Te agradezco mucho por quedarte hasta el final y vamos a seguir cumpliendo sueños. XOXO

¡Hola!Este blog pertenece a Anayanci Nangullasmú y se financia a través de publicidad de productos y servicios, donaciones,y patrocinio de fotografías e historias en Instagram. Si estás interesado en alguno de ellos escríbeme a [email protected] ó da click aquí

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *